• Antípodas y lugares curiosos
14 consejos para viajar a Amberes, Bélgica

14 consejos para viajar a Amberes, Bélgica

  • 22 de marzo de 2019

Amberes es una provincia de Bélgica, en el Norte del país con una extensión de 2867 km2 y una población de 1.640.966 habitantes. Ciudad capital de la misma, con una población de 459.072 habitantes.

Situada en la orilla derecha del Escalda. Puerto fluvial. Centro de exportación de la industria belga, de gran parte de la del Norte de Francia y de Renania.

Activa industria belga, entre la que sobresale la de corte y talla de diamantes, la alimentaria, automovilística, química y de telecomunicaciones. Conjunto monumental.

En el siglo XVI se convirtió en el centro económico y financiero más importante de Europa. Su saqueo en 1576 y su conquista por los españoles, mandados por Alejandro Farnesio en 1585, marcaron el inicio de una decadencia. A mediados del siglo XIX pasó a formar parte de Bélgica.

Las coordenadas de Amberes son 1°14′30″S 78°37′11″O. Las antípodas de Amberes se encuentran en Nueva Zelanda, la ciudad más cercana es Ouwenga a 801 Km.


Consejos para viajar a Amberes

1. Los mosquitos aman la ciudad tanto como tú, el motivo es el río Schelde. En cualquier caso, durante los meses de verano es recomendable comprar un repelente corporal, avisado estás.

2. El aeropuerto y el puerto están sorprendentemente bien conectados. El Eurostar de Bruselas es útil para los viajes en tren, pero volar desde el aeropuerto a Duerne es como tomar un autobús, es muy simple.

3. Las jarras de agua no existen en los restaurantes o cafés belgas. Intenta pedir uno y se harán los sordos. Ahórrate el problema y pide un agua mineral.

4. Traduciendo como un "café equivocado", "koffie verkeerd" es lo más cerca que puedes estar de un café con leche. A menos que estés en el distrito de la moda, donde lo más conocido es una leche de almendra que se toma a la hora de comer.

5. Necesitarás aprender holandés, o al menos fingir. El personal del ayuntamiento tiene instrucciones de atenerse al idioma local (aunque todos hablan inglés con fluidez) y tendrás que registrarte para obtener una identificación lo antes posible. Así que ten paciencia para conseguir la documentación. Lo recomendable es ir con algunas frases aprendidas para demostrar que estás dispuesto, sonríe y es posible que finalmente cambien al inglés.

6. Un semáforo verde no significa cruzar. O, más bien, significa avanzar para conductores, ciclistas y peatones a la vez. La regla básica es primero en llegar, primero en salir. En caso de duda, ten cuidado, pisa con cuidado o pedalea rápido.

7. Si no estás asustado por el tráfico belga puedes desplazarte en bicicleta, no olvides el casco. Verás que casi nadie utiliza el casco pero no olvides el tuyo.

8. A menos que sea claustrofóbico, es más rápido ir en bicicleta que conducir de una orilla del río a la otra.

9. Pedir un par de bollekes es perfectamente aceptable. Un bolleke es un tipo de vaso redondeado en el que se sirve la cerveza local De Koninck.

10. Es costumbre llevar chocolate o (un gran ramo de flores) a cenar en la casa de alguien. Olvida el vino.

11. Si estás utilizando el autobús, el tranvía o el metro, recuerda sellar tu boleto. Quejarte de que funciona de manera diferente en tu país no te salvará de los inspectores de billetes, son muy estrictos.

12. Si estás discapacitado o eres un bebé con un pañal sucio, el centro histórico no es para ti.

13. No aceptes billetes de 500 euros. Ten en cuenta que un billete de 500 euros puede ser púrpura, pero también es negro y lo más probable es que tengas problemas para cambiarlo.

14. Si estás perdido en el sur, busca los picos puntiagudos (también conocido como el nuevo edificio del Palacio de Justicia). Es un punto de referencia fácil de detectar para orientarse. Para evitar perderte en tu camino hacia el centro, sigue el río Schelde. El laberinto de calles históricas te hará zigzaguear hasta que seas prácticamente local.


Mapa de Amberes

Añade tu comentario