• Antípodas y lugares curiosos
5 buenas razones para visitar Aosta en Italia

5 buenas razones para visitar Aosta en Italia

  • 21 de agosto de 2019

La ciudad de Aosta, ubicada en el corazón de los Alpes italianos, es un destino turístico que vale la pena visitar. La capital de Val d’Aosta es a la vez montaña, gastronómica y artesanal. Hemos enumerado 5 buenas razones para visitar Aosta en Italia.

Para respirar aire de montaña

Ubicado en la unión de dos valles, los de Dora Baltea y Valpelline, Aosta se encuentra en el corazón de los Alpes italianos.

Esta ciudad de 35.000 habitantes está rodeada de altos picos como Mont Blanc, Matterhorn, Gran Paradiso y los picos de Monte Rosa.

Está a menos de 60 km de Chamonix Mont Blanc, cerca de Francia, pero también de Suiza.

Las actividades locales dan testimonio de los conocimientos de los Alpins, ya sean campesinos, artesanos o profesionales del esquí ...

Para descubrir un rico patrimonio

Aosta es una antigua ciudad romana que solía llamarse Augusta Praetoria. Muchos monumentos dan testimonio de esta antigua herencia.

Con su plan de tablero de ajedrez, sus murallas, su Arco de Augusto, su puerta pretoriana y los restos de un antiguo teatro, es sin duda una de las ciudades romanas más bellas de los Alpes.

Merece la pena visitar un monumento en particular: el criptopórtico, formado por pilares y arcos enterrados, que una vez sirvió de apoyo para el foro romano.

Tenga en cuenta que es posible caminar sobre las murallas.

Rico en monumentos antiguos o medievales, esta ciudad italiana es una joya para todos los amantes de la historia y / o la arquitectura.

La Catedral de Santa María de la Asunción, con restos arqueológicos en los sótanos, y la Collegiata di Sant’Orso del siglo XI también merecen ser visitadas.

Escuchar francés

Puede que no lo sepas, pero el Val d’Aoste, que una vez perteneció a la Casa de Saboya, ha mantenido el francés como segunda lengua oficial.

En las calles, el idioma de Molière ya casi no se practica y escuchamos hablar sobre todo italiano, pero también Valdotain, un patois franco-provenzal todavía muy utilizado.

Para descubrir artesanías locales

En la verdadera ciudad italiana, Aosta es a pesar de su lado de montaña un destino muy animado, como su larga calle central, la Via Sant’Anselmo o su lugar Chanoux.

Pequeñas tiendas familiares como la fábrica de queso Erba Voglio se sientan al lado de cafés históricos como los cafés Boch y Nazionale.

Una de las especialidades de la región es la fabricación de objetos de madera tallada.

Todos los años, a finales de enero, la ciudad alberga una gran feria dedicada a Sant’Orso (Saint Ours).

Miles de turistas que acuden en masa a las calles del centro de la ciudad pueden descubrir las tradiciones artesanales más antiguas del Valle de Aosta: tallado en madera, pero también hierro forjado, cuero y esteatita.

Los productores vienen a exhibir cestería, tejidos de lana, encajes, juegos y máscaras.

Para obtener más información sobre la artesanía local, también te recomendamos que visites el Instituto de Artesanía Tradicional del Valle de Aosta.

Para probar la gastronomía

Al contrario de lo que a menudo se cree, el jamón de Aosta no proviene de esta ciudad italiana sino de Aosta ...

Sin embargo, ¡no creas que la capital de de Aoste no tiene especialidades gastronómicas para hacerte descubrir!

Por el contrario, este destino está lleno de cosas buenas y buenos lugares como la excelente Trattoria degli Artisti.

No dejes de probar el famoso tocino de Arnad, el boudin del valle y la fontina (que no es una carne fría sino un queso).

Para las bebidas, prueba el Donnas, el increíble vino tinto del valle y el licor génépi de los Alpes.