• Antípodas y lugares curiosos
8 lugares que no te puedes perder de Tokio

8 lugares que no te puedes perder de Tokio

  • 25 de abril de 2020

Si los distritos de Ginza, Roppongi, Shibuya, Aoyama, Omotesando y Shinjuku concentran la mayoría de los principales puntos de interés de la capital japonesa, también existen otros muchos lugares para explorar los rincones de esta megalópolis de 38 millones de habitantes.

Desde barrios pintorescos fuera de lo común hasta atracciones ultramodernas, pueblos cercanos y experiencias típicamente japonesas, hemos seleccionado varios lugares para visitar y experiencias que te harán ver la ciudad de una manera muy diferente. Nuestra selección de lugares y actividades complementará cualquier guía práctica para viajar a Tokio que encontrarás tanto en libros como en Internet.

JINDAI MOTOMACHI

Jindai Motomachi es una excursión agradable para aquellos que desean descubrir la capital japonesa desde un ángulo diferente. A unos treinta kilómetros al oeste de la ciudad (una hora en transporte a través de la línea JR Chuo o la línea Keio), esta pequeña ciudad suburbana recuerda a la era Edo, el nombre que una vez se le dio a Tokio.

El Jindai Shokubutsu Koen (jardín botánico) con sus árboles bien podados y su exuberante vegetación es un lugar popular para caminar para los habitantes de Tokio. No te pierdas el Jindaiji, un templo del siglo VIII que es el segundo más antiguo del país. El camino que lleva a él está lleno de vendedores ambulantes que ofrecen delicias típicas japonesas.

Termina el día en silencio con un plato de soba con Matsubajaya. Ambiente tradicional y auténtico en esta pequeña casa de madera que destaca por el fuego que rodea a los invitados. Un verdadero viaje en el tiempo lejos de las rutas turísticas habituales.

LAS SALAS DE ARCADES

Hogar de Nintendo, Sega y Sony PlayStation, Japón es sin duda la Tierra Santa de los videojuegos. Una visita a Tokio es una oportunidad para recordar que antes de que llegaran a nuestros salones las consolas de juegos, los videojuegos se jugaban en salas especializadas al igual que los pinballs en los bares.

Una faceta importante de la cultura japonesa, las salas de juego atraen a un público amplio y variado, al contrario de los estereotipos de que solo los otakus y los geeks deberían ser amantes de los juegos. Niñas, asalariados, adolescentes y familias se unen para jugar juegos tan diversos como delirantes: desde los grandes juegos de disparos clásicos y las carreras de autos hasta los juegos de baile de todo tipo y simulaciones (esquí, ala delta, trineo, etc.)

Existen salones muy grandes en Akihabara, como el Club Sega o la estación de Taito (no te las puedes perder), pero los alrededores de Shinjuku, Shibuya e Ikebukuro también ofrecen una amplia gama de salones.

Y si no planeas jugar, accede a estos salones para observar a los jugadores en acción y empaparte de la atmósfera tan típicamente japonesa de estas salas de juego.

PARQUE UENO

Aunque no siempre está en la agenda de los viajeros que se quedan solo dos o tres días, Ueno Park es una visita obligada en la ciudad, especialmente si visitas la ciudad con la familia. Con 140 hectáreas, este parque es uno de los pulmones de la ciudad y alberga, sobre todo, una serie de puntos de interés cultural: tres museos importantes. El inevitable Museo Nacional de Tokio, el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, el Museo Nacional de Arte Occidental, el Museo de Arte Metropolitano de Tokio. Este último es el más antiguo del país, una miríada de templos históricos (Kaneiji y Kiyomizu Kannon, por nombrar algunos), un vasto lago y esculturas gigantes de Buda.

A principios de la primavera, el parque es el lugar de reunión favorito de muchos habitantes de Tokio. Sus numerosos cerezos, la famosa sakura, lo convierten en uno de los lugares privilegiados para celebrar el hanami en compañía de los lugareños. ¡Una buena oportunidad para beber a la sombra de los cerezos en flor!

EDIFICIO DEL GOBIERNO METROPOLITANO DE TOKIO

A pocos minutos al oeste de la estación de Shinjuku nos encontramos con el Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio.

Compuesto por dos torres principales de 243 metros de altura cada una y un edificio central que conecta las dos torres, se supone que la arquitectura del edificio imaginada por Kenzō Tange recuerda tanto una catedral gótica como un chip electrónico (debido a la disposición de las ventanas). Aprovecha la oportunidad para subir al piso 48. El observatorio del edificio es accesible para todos de forma gratuita y ofrece maravillosas vistas de la ciudad y el Monte Fuji.

A solo unos cientos de metros de distancia, el fabuloso bar de Nueva York en Park Hyatt Tokyo (visto en Lost in Translation) te espera para terminar el día.

YANAKA Y NEZU (VECINDARIOS)

Lejos del centro de la ciudad, Yanaka y Nezu (accesibles por la estación de Nippori) están dos de los distritos históricos más pintorescos de una ciudad que ha sido reconstruida en gran medida en los últimos cincuenta años. Pocos suburbios de la ciudad han resistido los terremotos, los bombardeos de guerra y la locura de los edificios que se apoderaron de la capital japonesa en la década de 1980 cuando la burbuja estaba en pleno apogeo.

Hoy en día reina un ambiente tranquilo y artístico, ya que las galerías, cafeterías y puestos de moda abundan junto a las empresas históricas (fabricantes de tatami y tofu) en las tradicionales casas de madera que son el sello distintivo del vecindario.

Durante la visita, no te pierdas el ambiente tranquilo y romántico del antiguo cementerio de Yanaka, así como el muy tranquilo santuario de Nezu.

IKENOUE (DISTRITO)

A solo tres estaciones al oeste de Shibuya (a pocos minutos en la línea Keiō Inokashira), Ikenoue es una agradable zona residencial con casas tradicionales y árboles perfectamente podados. Una clase media acomodada vive en este pequeño pedazo de Tokio que parece una pequeña ciudad de provincias, pero tan cerca del ultracentro de la ciudad más grande del mundo. El contraste es aún más sorprendente cuando llegas directamente de la estación repleta de Shibuya, una de las estaciones urbanas más grandes del mundo.

Inmediatamente te seducirá la atmósfera pacífica que reina. Continúa tu camino hacia el distrito bohemio de Shimokitazawa a solo unos minutos a pie.

ASAGAYA (DISTRITO)

Los amantes del jazz no querrán perderse Asagaya, una ciudad verde a solo 12 minutos en tren de Shinjuku. Cada año, a fines de octubre, este pequeño rincón de Tokio, que parece un suburbio residencial tranquilo, acoge el festival Asagaya Jazz Streets durante 2 días, que invade bares, restaurantes, iglesias, escuelas y templos.

Lejos del enfoque elitista de los clubes Aoyama, aquí el jazz es para todos. Muchos lugares públicos ofrecen conciertos de forma gratuita, mientras que los restaurantes y bares simplemente piden a los clientes que coman para disfrutar de los espectáculos. Y fuera del período del festival, muchos locales como Jamb Jamb y Yellow Vision son famosos por disfrutar de un ambiente fresco y jazzístico sin pretensiones, adecuado para reuniones.

SUMO

Las peleas de sumo son una de las atracciones principales para los viajeros que desean una auténtica experiencia japonesa. Desde el tradicional desfile de rikishi (el nombre dado a los luchadores profesionales) antes del inicio hasta la kimarita.

Seis torneos importantes se llevan a cabo cada año en Japón, tres de los cuales se llevan a cabo en el Salón Nacional de Sumo de Tokio, el Ryōgoku Kokugikan. Si tienes la suerte de estar en la capital japonesa en enero, mayo o septiembre, puedes asistir a una de las tres sesiones anuales, reservando los asientos por las tardes y fines de semana o por tu cuenta.

Fuera de los torneos importantes, la única alternativa es asistir a un entrenamiento de rikishi temprano por la mañana. Lo mejor es llegar a las 6 a.m. para presenciar la preparación de los campeones en un silencio casi religioso.