• Antípodas y lugares curiosos
Austerlitz - Slavkov u Brna

Austerlitz - Slavkov u Brna

  • 18 de marzo de 2020

Austerlitz es una ciudad de la República Checa, provincia de Moravia Meridional, cuyo nombre actual es Slavkov o Slavkov u Brna. Célebre por la batalla en la que Napoleón I venció a rusos y austriacos (2 de diciembre de 1805); también conocida como batalla de los tres emperadores.

Guía para visitar Austerlitz

Si estás en el área de Brno, visitar el campo de batalla de Austerlitz es una gran idea para un recorrido cultural familiar. En el Memorial de la Paz, erigido para rendir homenaje a las víctimas de la Batalla de Austerlitz, se encuentra una exposición sobre la revolución francesa, las batallas libradas por Napoleón y, por supuesto, muchas salas dedicadas a la de Austerlitz. Distancia: 20 km al este de Brno. Tiempo: 2 h 30 desde Praga

También puedes descubrir el tratado de paz firmado entre Austria y Francia en febrero de 1801 y otros documentos históricos que no carecen de interés. Luego puedes visitar el castillo de Austerlitz. Fue en este edificio del siglo XVIII donde Napoleón firmó la paz y pasó la noche después de la batalla.

Finalmente, puedes comer en el restaurante Stará pošta, la antigua oficina de correos. Es un lugar lleno de historia: fue allí donde Napoleón fue a descansar, comer y donde recibió al Príncipe Liechtenstein, emisario del Emperador de Austria. Hoy la antigua oficina de correos ha mantenido una apariencia auténtica a pesar de las sucesivas renovaciones. El restaurante es, de lejos, el mejor de la zona.

Cuando visitar Austerlitz

Puedes visitar la ciudad durante todo el año pero particularmente en agosto, ya que se celebra el nacimiento de Napoleón con desfiles de disfraces de la época napoleónica.

El fin de semana, alrededor del 2 de diciembre, la gente se viste con trajes de época, reconstruyen la batalla bajo los ojos de miles de espectadores. El espectáculo, al aire libre y muy a menudo en la nieve, es imprescindible llegar muy abrigado. La entrada es gratuita y merece la pena. En el borde del campo de batalla, las carpas se usan para comprar baratijas, recuerdos militares o para calentarse con un té.