• Antípodas y lugares curiosos
Antípodas
Historia y qué ver en Alcalá la Real, Jaén

Historia y qué ver en Alcalá la Real, Jaén

  • 13 de diciembre de 2018

Alcalá la Real es un municipio y ciudad de España, provincia de Jaén. Ubicada en el extremo sur de la provincia, fue una de las fortificaciones más importantes durante reino nazarí. Hoy poblada con unos 20.000 habitantes, es una de las principales ciudades de la provincia, gracias a las producciones agrícolas (olivicultura en particular) y al turismo.

Las coordenadas de Alcalá la Real son 37°27′45″N 3°55′22″O. Las antípodas de Alcalá la Real se encuentran en Nueva Zelanda, la ciudad más próxima es Tahawai a 12 Km.


Historia de Alcalá la Real

Alcalá la Real fue ocupada hace 5.000 años antes de Cristo. Durante el Neolítico, el área probablemente representaba un lugar de paso pero también de vida ya que los territorios montañosos se habían utilizado para la ganadería. Más tarde, en la Edad de Bronce los grupos humanos probablemente se asentaron en lo que ahora es el barrio de San Marcos, en el borde de la colina del mismo nombre, al norte del centro actual.

Los turdetanos colonizaron el norte de Alcalá en el siglo II antes de Cristo AC, y fueron seguidos por los romanos cuya presencia está atestiguada por el número de inscripciones, puentes sobre el Guadalcotón, restos de fortificaciones, pavimentos y también por elementos encontrados La Mota.

Frontera entre Castilla y el Reino de Granada

Después de la dominación visigoda, la ciudad se integró en los territorios de Al Andalus de la cual se separó en 1341. Los primeros musulmanes que colonizaron la ciudad llegaron en 713, y Alcalá fue rápidamente dominada por el clan Banu Yahsub. Fue en este momento que la ciudad adquirió su aspecto actual, dominada por la fortaleza de La Mota, que originalmente era una simple torre de vigilancia.

En el siglo IX, Abd al-Rahman II construyó toda una red de torres de vigilancia alrededor de la ciudad, cuyo objetivo original era proteger a Alcalá de los ataques desde el norte. Tras el colapso del Califato de Córdoba y la desintegración de Al Andalus en múltiples taifas, la ciudad fue absorbida por el reino Zirid de Granada.

El avance cristiano al sur de la Meseta en el siglo XI llevó a Alfonso VI de Castilla a las puertas de Alcalá. Castilla se apoderó de la fortaleza tras la negativa del pueblo, sin embargo, las Granadinas rápidamente pusieron su mano en Alcalá: la ciudad era entonces independiente del poder de los almorávides e Ibn Said al-Magribí desarrolló una brillante cultura en la ciudad. Luego fue dominado por el clan Banu Said, que le dio su nombre, Qal-at Banu Said, conocido por los cristianos como Alcalá de Benzaide.

Con la conquista final de los reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla por Fernando III de Castilla entre 1224 y 1248, la ciudad se convirtió en un punto estratégico de control de la frontera para el nazarí, del cual dependía. Su fortaleza, reforzada por una red de torres de vigilancia, aseguró la defensa del norte del frágil reino musulmán. La ciudad pasó luego alternativamente bajo el dominio nazarí y castellano. Alfonso XI de Castilla finalmente tomó posesión el 5 de agosto de 1341 y le otorgó una corte, un remate y el nombre de Real. Fundó sobre todo una abadía muy importante, bajo el patrocinio real y que se convertiría en una de las principales instituciones eclesiásticas andaluzas, independiente de cualquier poder episcopal. El cinturón de la atalaya se reforzó al sur de la ciudad para hacer frente a posibles ataques nazaríes.

Alcalá la Real experimentó un desarrollo espectacular, vinculado al fortalecimiento de su papel como fortaleza-frontera con el reino nazarí, hasta la caída de este último en el siglo XV. La población creció rápidamente, y tuvo que establecerse fuera de los muros.

La zona alta de La Mota estaba reservada para el uso de la abadía, mientras que los nuevos suburbios surgían en lugares menos empinados, dejando abandonados los antiguos barrios musulmanes.

La era moderna marcó el lento e inexorable declive de esta ciudad, desprovisto de sus funciones estratégicas. El 27 de enero de 1810, el general Sebastiani derrotó a la caballería española. A principios del siglo XIX, la ciudad estaba casi despoblada y un gran incendio destruyó parte de la fortaleza, que fue desmantelada gradualmente.


Qué ver en Alcalá la Real

Fortaleza de la Mota

La fortaleza de La Mota de Alcalá la Real se encuentra en un enclave ubicado a 1.033 metros sobre el nivel del mar en una vasta meseta llamada Cerro de la Mota. El conjunto monumental conserva la Ciudad Oculta, una red de galerías subterráneas, descubrirás los elementos de lo que fue una ciudad fortificada con sus muros, torres y muros. También visitarás sus edificios e instalaciones.

Iglesia de la Concepción

Esta hermosa iglesia también se conoce como Santa Maria Maggiore, la iglesia que albergó la nueva sede de la iglesia de la abadía de Fortaleza de la Mota. Se puede decir cuál es la iglesia más importante, ya que se encuentra la imagen de la Virgen de las Mercedes, que es la patrona de la ciudad. La escultura es una copia hecha en 1938 de la antigua escultura del Renacimiento. Una gran bóveda de ladrillos de yeso con mortero simula mampostería de piedra. Los arcos se apoyan en los contrafuertes exteriores, y entre éstas las pequeñas capillas laterales se expanden. En cada una de estas capillas se muestra el mayor exponente de los retablos barrocos conservados en Alcalá la Real, como sus portadores y las imágenes de la procesión de Pascua.

Vídeo relacionado

Añade tu comentario