• Antípodas y lugares curiosos
Turismo en Abjasia, 6 lugares que no te puedes perder

Turismo en Abjasia, 6 lugares que no te puedes perder

  • 24 de enero de 2019

Abjasia era un destino turístico muy popular en la época soviética debido a su clima suave, sus playas y su naturaleza interesante. La infraestructura turística del país se ha estado desarrollando nuevamente, pero hasta ahora, es frecuentada principalmente por turistas de Rusia y otros países.


Edificios abandonados

Abjasia es un paraíso para los amantes de los edificios abandonados. Sujumi es la ciudad con mayor número de edificios abandonados. El más famoso de ellos es probablemente la antigua casa del gobierno en el centro de la ciudad.


Cueva de Novi Afon

La cueva en Akhali Atoni es conocida como una de las más grandes del mundo. La atracción principal es su gran tamaño, en lugar de las pocas estalagmitas y estalactitas. Hay nueve cámaras que miden hasta 100 metros de largo y 40 a 60 metros de altura. Se entra y se sale del sistema de cuevas a través de un túnel artificial a través de un pequeño tren eléctrico. En el interior de cueva se camina en grupos guiados (solo en ruso) a lo largo de caminos y puentes. La guía hace da mucas explicaciones, por lo que el viaje de 1,4 km de duración dura 1:15 horas. Importante entrar abrigado ya que la temperatura debajo del suelo es de 12°С.


Monasterio de Novi Afon

El monasterio de Novi Afon es uno de los tres lugares de interés de la región, junto con la iglesia de San Simón y la cueva. El monasterio en un lugar precioso con una hermosa vista de Akhali Atoni. Fue fundada por monjes rusos en la década de 1870 y alberga a unos 720 de ellos. Hoy en día, la catedral se ha convertido en un museo con murales esplendorosos. Aunque los senderos son empinados, se puede caminar entre la iglesia, el monasterio y la cueva, haciendo de Akhali Atoni una excursión perfecta desde Sujumi.


La frontera con Georgia

Puedes entrar a Abjasia desde Georgia y Rusia. Sin embargo, si entras desde Rusia, necesitarás un visado ruso de doble entrada, ya que no podrás continuar a Georgia (Georgia aún considera a Abjasia parte de Georgia, por lo que desde su perspectiva, habría ingresado ilegalmente a Georgia desde de Rusia). Así que la mayoría de los visitantes no rusos llegan desde Georgia, a través de una de las fronteras más extrañas del mundo.

No serás sellado en el lado georgiano, pero será necesario registrarse en el puesto de la policía y mostrar su aprobación de visa de Abjasia. Luego, caminas 1,5 km, o también se puede pagar un paseo en carro de caballos, a través de la tierra de nadie en una pintoresca carretera, que solo usan las vacas y los compradores de la frontera abjasia.

Justo antes del puesto fronterizo de Abjasia, se cruza un viejo puente, protegido por unos pocos soldados georgianos con aspecto aburrido. En la primera visita a Abjasia, el oficial llamará al Ministerio de Relaciones Exteriores para verificar su visa. Cuando se confirma, entrarás a un pasaje que conduce al último punto de control, donde se te preguntará sobre tu situación. Finalmente has llegado al lado abjasio. No hay nada más, en ambos lados encontrarás taxistas que esperan a los pocos turistas. No cambian dinero, no hay tiendas, no hay nada.


Lago Ritsa

El lago Ritsa es un bonito lago de montaña con agua verde ubicado al final de un profundo cañón. Al parecer, Stalin tenía una casa de verano en la parte superior del lago. La única forma de llegar al lago Ritsa es con su propio vehículo o en un tour (ruso). En temporada alta (julio y agosto), una excursión puede ser un asunto muy turístico con interminables paradas en puestos de miel y vino para que compre, considérelo como parte de la experiencia.


Iglesia de Simón el Cananeo

Akhali Atoni tiene tres lugares de interés turístico, donde la Iglesia de San Simón el Cananeo (también conocida como Iglesia de Simón el Zelote) es una de ellas. Al igual que con los otros lugares de interés, el área alrededor de la iglesia se convierte un un infierno de turistas rusos. Hay cafés y restaurantes, pequeños puestos que venden de todo, desde vino local hasta miel, y si lo que busca es tomarse una foto con un halcón, un búho o un cachorro de oso, lamentablemente también será posible.

La iglesia en sí es una iglesia georgiana del siglo X construida sobre las ruinas de una iglesia del siglo IV y tristemente sobre una construcción abandonada. La iglesia está dedicada a San Simón el Cananeo, un apóstol que llegó en el año 55 d. C.

Vídeo relacionado