• Antípodas y lugares curiosos
8 consejos para viajar en barco por el río Amazonas

8 consejos para viajar en barco por el río Amazonas

  • 19 de marzo de 2019

Viajar por el río Amazonas es una experiencia única, que no te debes perder si tienes la oportunidad.

Si estás planeando un viaje a la Amazonía brasileña podrás visitar el río Amazonas. Para poder ver el río Amazonas deberás tomar un vuelo en Manaus o Belem. Los precios de las compañías locales a menudo son muy competitivos, pero el viaje al no es una cuestión de ruta ni de precio, es la mejor experiencia del Amazonas, especialmente si tienes curiosidad por ver cómo viajan los locales.

Un viaje típico en la Amazonia brasileña es de 4 a 5 días río abajo desde Manaos a Belem. El viaje se puede dividir en dos partes, con una escala en Santarem, llamado el Caribe de la Amazonía. Encontrarás una tranquilidad sin igual y playas de arena blanca si vas durante la estación seca. Si lo haces en la temporada de lluvias, encontrarás aún más tranquilidad, pero no podrás disfrutar de las playas.

1. Compra el billete en el propio barco o en la oficina de una agencia del puerto y no en la calle.

Por lo general, solo hay un barco que sale cada día y los precios no varían. 140 reales aproximadamente desde Manaus a Santarem y lo mismo desde Santarem a Macapa o Belem. Pregunta por los últimos precios y horarios de salida.

Además, si encuentras un billete a mitad de precio, no es necesariamente una estafa, es probable que el barco en cuestión no ofrezca la opción de comida incluida.

2. Coloca tu hamaca con suficiente antelación antes de la salida.

La hamaca es un accesorio indispensable para un viaje por el río. Los botes también pueden tener algunas cabañas, pero luego estamos aislados en ellas y no compartimos el viaje con los lugareños.

Las hamacas están disponibles cerca del puerto en Manaus o Belem a partir de 20 reales.

También, recuerda llegar al bote varias horas antes de la salida para colgar la hamaca en el mejor lugar posible; la cubierta superior lejos del ruido de los motores, lejos de los retretes y no demasiado expuesta al viento por la noche.

3. Presta atención a tus pertenencias

Especialmente antes de la salida y cuando el barco esté parado. Pon un candado a tu bolsa de viaje.

También puedes, usar el equipaje como pretexto para simpatizar con los vecinos pidiéndoles que lo vigilen, esto hará que la interacción con ellos, especialmente durante la noche, cuando los pies caigan sobre tu cabeza, sea más comprensiva.

4. Dominar la "puesta de la hamaca"

Por lo general, solo hay un barco que sale cada día para cualquier destino y a veces está lleno, incluso demasiado lleno.

Elige el lugar de tu hamaca lo más temprano posible.

Unos minutos antes de la partida, seguramente encuentres hamacas junto a la tuya. No entres en pánico, simpatizar con los vecinos es un primer paso para que estén más inclinados a dejarte respirar, la segunda táctica es cómo colocar la hamaca ...

5. Horizontal ... ¡siempre!

Con este método podrás dormir, colocar la hamaca de manera horizontal no es fácil. Te recomendamos que te fijes como lo hacen los lugareños.

6. Piensa en comer y beber.

Algunos barcos ofrecen un servicio de comidas incluido en el precio pero otros no.

Sin embargo, las comidas que se ofrecen no son de buena calidad. Esto es pasta, arroz y fríjoles con carne o pollo. Los barcos que no ofrecen comidas incluidas en el precio pueden tener un restaurante en el lugar.

En cuanto al agua, la mayoría de los barcos tienen un dispensador de agua potable, fresca pero no necesariamente mineral. Trae tu propio botellad e agua para no correr riesgos.

Como regla general, planee bocadillos, frutas y agua. Para otras bebidas frías siempre hay un snack bar en los barcos.

7. ¿Qué hacer a bordo durante 3 o 5 días?

Desde lectura, música, descanso, fotos, fantasías y compañeros de viaje, cualquier cosa que se te ocurra.

Los brasileños son muy agradables y siempre se acercan para hacer alguna pregunta, un comentario, discutir todo y cualquier cosa, e incluso te ofrecerán su comida. No dudes en decir que sí. Si no hablas portugués, bastarán algunas sonrisas y un poco de lenguaje de señas.

8. Recuerda tomar una ducha

Hay duchas en los barcos, los brasileños se duchan todos los días aunque viajen sin lujos. Se duchan diariamente y se cambian de ropa dos veces al día.

Añade tu comentario