• Antípodas y lugares curiosos
La isla de Baffin

La isla de Baffin

  • 17 de septiembre de 2020

Sin duda, es uno de los lugares más desconocidos y desiertos del mundo. La isla de Baffin, también conocida como la tierra de Baffin, es una de las islas del archipiélago ártico canadiense ubicada en el territorio de Nunavut. La inmensidad de su territorio y la naturaleza confusa de su costa hacen que su geografía no haya sido explorada durante mucho tiempo.

Lo primero que debes saber sobre la isla de Baffin es que es la isla más grande de Canadá con un área de 507,451 km2 y la quinta más grande del mundo (excluyendo Australia). Su territorio es algo más extenso que el de España. La isla lleva el nombre de William Baffin, un navegante y explorador del siglo XVII. Durante una expedición en 1616, Baffin descubrió la costa sur de la isla y luego trazó la costa este. William Parry, otro explorador del siglo XIX, dio al territorio el nombre de Baffin, en homenaje a este último. Todos los que han intentado explorar esta isla se han encontrado con el duro clima y su asombrosa geografía.

Separada de Quebec al sur por el estrecho de Hudson y de Groenlandia al este por el mar de Baffin, la isla de Baffin se compone principalmente de accidentes geográficos y está cubierta de glaciares. La Cordillera Ártica marca el paisaje de la costa este con una sucesión de montañas de tipo alpino. El punto más alto es el monte Odin (2143 m sobre el nivel del mar).

La isla también tiene un parque nacional al sur: el Parque Auyuittuq, el primer parque ubicado dentro del Círculo Polar Ártico. Ofrece algunos de los paisajes más espectaculares de la isla: el paso Pangnirtung, una especie de trinchera en forma de U de 100 km de longitud; glaciares que cubren parte del territorio (el casquete de Barnes es el hielo más antiguo de Canadá con 20.000 años) pero también cascadas y fiordos. El hielo, por supuesto, está en todas partes.

El clima extremadamente frío refuerza esta impresión de naturaleza salvaje y desierta. Para visitar esta isla salvaje, es mejor estar bien equipado y preparado para afrontar el frío. Esto explica en gran medida la baja densidad de población (0,02 habitantes por km2). Los aproximadamente 11.000 habitantes de la isla son en su mayoría inuit. El carácter virgen del territorio de Baffin, por otro lado, es favorable a la vida animal.

Para aquellos que han tenido la oportunidad de visitar esta isla canadiense, es posible que se hayan encontrado con algunas especies fascinantes. Cada año, la protegida bahía de Baffin da la bienvenida a focas barbudas, focas arpa, así como ballenas de Groenlandia, beluga, morsas e incluso narvales (una especie muy rara de cetáceos cornudos). Además, millones de aves viven en la isla gracias al refugio de Dewey Soper. En tierra, afortunadamente se pueden observar caribúes, osos polares y lobos árticos.

Sin embargo, está claro que esta fauna está en peligro por el calentamiento global que está derritiendo los glaciares y por la actividad humana. De hecho, la isla de Baffin alberga depósitos de mineral de hierro en el norte de la isla. La región de Qiktani es uno de los depósitos minados más grandes de Canadá. Por supuesto, la economía está creciendo. Pero a expensas de la naturaleza circundante. La población local y muchos científicos están preocupados por el impacto de tales actividades en el Territorio de Baffin. Además, se han descubierto recursos de diamantes en Chidliak (al noreste de la capital, Iqaluit).

Como suele ocurrir, el hombre invierte en los lugares más conservados porque su naturaleza es rica y generosa. Si bien la curiosidad humana a menudo comienza con un buen sentimiento, generalmente termina dañando el medio ambiente y la naturaleza. La isla de Baffin se ha conservado durante mucho tiempo debido a su clima extremo y su geografía compleja. Por ahora, el daño es limitado, pero la situación podría empeorar en los próximos años... Antes de que eso suceda, es necesario un viaje a la isla de Baffin.